competir en crossfit

Día de competición: qué no puede faltar

Todos intentamos superarnos día a día, avanzar y ser mejores en lo que hacemos. Así será la única forma en la que conseguiremos mejorar nuestro record personal y sentirnos mejor con nosotros mismos. Si quieres competir, entonces tienes que saber algunas cosas, como los tiempos de descanso, la alimentación, etc. El día de la competición es clave y hay varias cosas que no pueden faltar en ello.

Antes de competir

Una semana antes de competir, es importante que sigas algunas normas:

Ajusta al máximo tus entrenamientos: no te fuerces demasiado pues tu organismo se podría sentir fatigado por el sobreesfuerzo. Los entrenamientos de una semana antes, tienen que ser mucho más suaves, manteniéndote siempre activos con ellos.

Cuida tu alimentación: sabes que es una de las grandes claves. Tus músculos se tienen que recargar de nutrientes, esto lo que hará es ayudarte con el rendimiento y el evitar pérdidas inesperadas de energía. Sigue los consejos de tu nutricionista.

Descansa: la recuperación es básica. Duerme todo lo que tu cuerpo te pida para estar preparado y en las mejores condiciones.

Horario de la competición: el tener en cuenta el horario de la competición es clave pues hay que adaptarse a él. Si sueles entrenar por la tarde o la noche y la competencia es por la mañana, lo ideal es que durante esa semana modifiques también tus horarios.

Material: prepara todo el material que te hará falta llevar. No lo dejes para último momento.

Día previo a la competición

Preparación específica: planea tu estrategia. Piensa que en una competición pueden haber varios WODs y por lo tanto tendrás que tener seguridad y control en la energía y en tu cuerpo.

Haz algo diferente por la tarde: el día previo, es mejor que relajes tu mente y que bajes la ansiedad haciendo cualquier otra actividad. Una actividad tranquila pero algo que no tenga que ver con la competición.

Lugar de la competición: revisa cual es el lugar de la competición y cómo llegar con tiempo al sitio.

Durante la competición

Ten un plan B: siempre tienes que tener un plan B por si las cosas no van saliendo como esperabas. Existe la posibilidad de que haya imprevistos y hay que contar con ellos.

Concéntrate: ten el máximo de concentración en todo lo que haz preparado para esta competición. Mantén la intensidad y sigue tu propio ritmo.

Motívate: todos tenemos frases o dichos que nos motivan, dítelos a ti mismo cada vez que lo necesites para salir adelante y saber que vas a alcanzar tu objetivo.

Recuperación: bebe agua y toma los suplementos que hayas llevado para recuperarte adecuadamente. 

Prepárate para el próximo WOD: no importa el resultado que se ha dado en ese WOD, tienes que seguir adelante. No te juzgues. Piensa siempre en positivo.

Disfruta: estas allí por un motivo, por lo que no te olvides de disfrutar de la experiencia y de todo lo que tienes para aprender de ella.

Listado de necesidades para el día de competición

Como te indicamos anteriormente, no dejes para último momento la preparación de tus necesidades. Todo lo que haga falta llevar al día de la competición lo tienes que tener listo la semana antes para que no te estreses con ello y estés seguro de que llevas todo contigo.

La lista de necesidades puede variar mucho de una persona a otra, pero en regla general podríamos decir que son lo siguiente:

Mochila: indispensable para llevar todos tus objetos. Tienes varios modelos en el mercado pero elige una mochila de gran calidad.

Ropa: entre cada WOD tienes que tener ropa para poder cambiarte, por lo que lleva camisetas y prendas extras.

Nevera: para guardar toda la comida y no saltarte ninguna. Puedes llevar tus bebidas en alguna botella o shaker.

Accesorios: algunos accesorios que puedas necesitar como por ejemplo cayeras, muñequeras, cinto, guantes, gorras, etc.

Participar de una competición siempre genera adrenalina. Es mucho el esfuerzo que se hace para llegar bien ese día, por lo que disfruta de la experiencia antes, durante y después. El día de competición puede que estés nervioso. Aplica técnicas de relajación y sobre todo enfócate en tu gran objetivo.

Deja un comentario

Share This